• Nuria Embid

Ampliando la visión de la situación actual

Para poder comprender lo que está pasando actualmente en el mundo necesitamos ampliar la visión que tenemos de la vida.

Cuando comienzo un entrenamiento, lo primero que comprobamos es la relación que hay entre lo que sentimos y lo que pasa en nuestro cuerpo. Cuando tienes tensión muscular, dolor de estómago o de cabeza, es muy fácil conocer la causa emocional que lo ha provocado cuando pones la atención en lo que sientes. Con unas semanas de entrenamiento, las personas aprenden a hacerlo por sí mismas de manera que comienzan a establecer una clara relación entre lo que piensan, lo que sienten y lo que les pasa en el cuerpo.


Si no lo has practicado nunca y te parece raro, es muy sencillo: compruébalo y sal de dudas. Imagina entonces, el impacto que tiene el miedo en el cuerpo humano. Las políticas sociales centradas en provocar temor hacen que las personas sean más propensas a enfermar. Dicen que esta pandemia nos ha desbordado. ¿No será que antes nos desbordó el miedo a la enfermedad, a la pérdida, a la incertidumbre económica y eso debilitó nuestros sistemas emocionales y físicos?

O dejamos a un lado las visiones reducidas acerca de la vida o no vamos a entender nada.

Esta crisis ya existía hace tiempo. Ahora podemos encontrarle un sentido. Las soluciones reales, aquellas que nos permitirán convertirnos en mejores seres humanos, no vendrán de afuera. Necesitamos pasar de un estado de conciencia a otro superior ampliando nuestra visión de la vida. Esto supone un proceso psicológico que se dará en el interior de cada uno de nosotros y que se basará en la evidencia a través de la experiencia propia.

Es hora de que dejemos de esperar que las respuestas lleguen de afuera y que comencemos a responsabilizarnos primero de lo individual, después de lo colectivo, para avanzar hacia otras maneras de vivir más éticas, más sostenibles y más humanas.


© 2020 Nuria Embid